Lo más visto

Más de Opinión

Si no hay transparencia con responsabilidad no puede haber rumbo correcto ni seguridad verdaderamente habilitada

Este fenómeno pandémico ha demostrado a todas luces que la transparencia está ausente en casi todo lo que ocurre en el país.

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

Lo que hemos tenido que vivir y experimentar desde que la pandemia del coronavirus vino a convulsionar todo nuestro régimen de vida nos ha puesto a los salvadoreños frente a una cantidad de pruebas de resistencia y de creatividad que jamás imaginamos que se nos vendrían con esta intensidad, y mucho menos de golpe en unos cuantos días. Esto ha puesto en fragrante evidencia, como nunca antes en nuestro pasado más reciente, el hecho de que no estábamos preparados ni mucho menos para ejercer la disciplina necesaria ante una emergencia del tipo que fuere, y mucho menos una de estas proporciones. Ni las voluntades políticas ni las prácticas administrativas han podido reaccionar como se debe, y eso ha generado un clima de incertidumbres, de ineficiencias y de abusos que desde luego complica mucho más las cosas, dando la impresión de que el país va a la deriva. No es una debacle, pero sí un trastorno muy limitante, que hace que no se vean salidas claras en ninguna de las áreas de la compleja problemática.

De distintas maneras y por diversas vías se viene reclamando, desde múltiples espacios ciudadanos, que la institucionalidad pública tome debidamente en serio su compromiso de actuar conforme a la ley en todas sus decisiones y procedimientos, lo cual hasta la fecha ha sido difuso e inconsistente. La institucionalidad encargada de garantizar el orden legal tampoco ha sido debidamente eficiente en cumplir su función al respecto. Esta situación de desconcierto generalizado ha venido a ponernos a todos en la vitrina de lo que hay que hacer y de lo que no hay que hacer, y de resultas de ello nadie puede escapar al escrutinio público, por más evasivas que se quieran poner en movimiento.

Esto último, pese a los efectos adversos que se hagan sentir, acaba siendo una ganancia para la normalidad del sistema, lo cual no sólo hay que valorarlo positivamente como tal sino utilizarlo para emprender las correcciones que la situación demande. Tanto la transparencia como la responsabilidad deben ser la norma permanente tanto en el quehacer público como en el quehacer privado, y eso es lo que verdaderamente caracteriza la normalidad democrática. Y este fenómeno pandémico ha demostrado a todas luces que la transparencia está ausente en casi todo lo que ocurre en el país y que la responsabilidad se halla constantemente anulada por los intereses sectoriales o de grupo.

Lo que más preocupa es que por más que se insiste en respetar la transparencia y en promover convincentemente la responsabilidad no se ven señales inequívocas de que los comportamientos nacionales se vayan reorientando en pro de la vigencia de dichos factores tan decisivos para la normalidad en todos los sentidos. A la ciudadanía le corresponde, entonces continuar pugnando indeclinablemente para que tanto la transparencia como la responsabilidad se hagan valer de manera espontánea, a fin de que el rumbo del país se mantenga en la línea correcta y la seguridad se implante en el ambiente con todos sus componentes.

Este debería ser uno de los puntos sustanciales de la campaña electoral que está por venir, para que el electorado gane cada vez más conciencia de que su juicio seleccionador debe fundarse en aspiraciones y en necesidades reales más que en simpatías circunstanciales. Necesitamos que las próximas autoridades, tanto legislativas como municipales, lleguen a contribuir sustancialmente al servicio de la causa nacional y no se estanquen en posicionamientos excluyentes.

Nos hallamos en una coyuntura decisiva para nuestro desempeño futuro en todos los órdenes y sentidos, y eso no sólo hay que aceptarlo sino asumirlo en todas sus consecuencias, para poder superar esta crisis en todas sus expresiones.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines